Las dos mil propuestas perdidas

Las dos mil propuestas perdidas

Las dos mil propuestas perdidas

La Convención de Ciudadanos del pasado día 17 de julio ha supuesto un capítulo más en la larga lista de decepciones que han sufrido los afiliados por parte de la dirección del partido.

El Comité Ejecutivo planteó la Convención como la ocasión para abrir el Partido a la participación de sus militantes y que estos pudieren contribuir activamente al resurgir del Partido y al rearme ideológico.

Se invitó para ello a los afiliados a enviar propuestas que recogieran sus opiniones e ideas y según la propia dirección más de dos mil fueron enviadas, lo que haría de la Convención “un ejercicio de participación sin parangón en la participación de Ciudadanos y de otros partidos políticos”.

¿Qué ha pasado con esas dos mil propuestas?
Pues que no ha existido presencia alguna en la Convención de ninguna de las dos mil propuestas remitidas por los militantes con carácter previo.

Esas propuestas no han sido expuestas, no están al alcance de ningún militante, no hansido sometidas a debate ni mucho menos votadas.  ¿Eso es participación de la militancia?

No es cierto que en la Convención “todas y cada una de las propuestas que han hecho llegar los militantes han sido exhaustivamente trabajadas en los grupos de trabajo” como ha comunicado la dirección.

Triste será ver como esos dos mil emails pasarán a la historia como esas dos mil propuestas no valoradas, no conocidas, no expuestas y no votadas solicitadas con la única finalidad de poder fingir que el militante tiene opinión y que hipotéticamente puede ser tenida en cuenta.

La Convención ha sido un acto puramente promocional de los cargos de Ciudadanos, ávidos por mantener su posición y forzados ante la presión interna que reclama la asunción de responsabilidades y cambios reales y no cosméticos.

Los afiliados han escuchado durante dos días la repetición constante de que somos liberales, pero prácticamente ninguno ha hablado, ninguno ha participado. No es lo mismo asistir que participar, no es lo mismo escuchar que hablar.

Otro de los argumentos repetidos hasta la saciedad con la única finalidad de eludir la responsabilidad y evitar la rendición de cuentas ha sido que los liberales ingleses y alemanes, tras perder elecciones y la representación parlamentaria, se han recuperado. Pero no hemos escuchado que los dirigentes de esos partidos asumieron su responsabilidad, dimitieron y abrieron así el partido a su regeneración para volver a convencer al electorado.

Abrir chat